El Dinero no da la felicidad

"El dinero no da la felicidad". Dijo mi compañero. Llevaba ya largos minutos defendiendo esa postura. Cabreado y cansado de discutir conmigo, yo, gran amante de fortunas. Para él, lo más importante era la salud. Con dinero puedes comprar un hospital. Tal vez la familia. La familia puede abandonarte, el dinero guardado no te abandonará. Pero él seguía insistiendo, el dinero no da la felicidad. - ¡Yo no tengo grandes riquezas y soy feliz! Y tú tienes mucho dinero y te he visto llorar más de una vez.

Claro, soy persona, y hombre, y lloro. Mi compañero a la vez era mi cliente, y sabía como ganar esta partida.

- Bien, entonces te subo la hipoteca.

Y se puso a llorar.

- ¿Por qué lloras? Si el dinero no da la felicidad, la ausencia de él no debería provocarte tristeza.


BENDITO DINERO. ¿DÓNDE ESTARÁ?

1 comentario:

Cœur de Pirate dijo...

Como te dije, deberías seguir este texto, y que "tu amigo" diga que no llora por el dinero en sí, si no porque no podrá darle felicidad a su familia sin ese dinero.
Realmente...¿Lloramos por el dinero, o por las personas que no podremos hacer felices con él?