Las cartas de Estela

21/02/2004
Queridísísisisisisimo Mark:

¿Cómo estás cielo? Espero que todo siga igual de bien en tu nuevo trabajo, seguro que volver a Estados Unidos significará muchísimo para ti. ¡Pero estos 10 años en España te han salido a cuenta! 
Me he hecho una lista con todas las cosas que quiero llevarme, que básicamente es el 99% de mis cosas. ¿Puedes creerte que nunca he estado en Nueva York? Hace ya tantos años que nos conocemos, que nos enamoramos, y aún no he ido a tu ciudad... Hasta ahora, y ahora voy para quedarme.
¡Dios, estoy tan emocionada! Dice Marta que estoy loca, que me voy a vivir a la otra punta del mundo por un tío. Yo le digo que tú no eres 'un tío', y USA no es la otra punta del mundo. Además, ¡todo irá cuesta arriba si vivo en Nueva York! 
Hoy he hablado con el señor Smith, dice que los papeles están en regla ya. Ve mañana a firmarlos, y cuando vaya hacia casa pasaré y los firmaré yo. Y así tendremos una nueva vida, juntos, con nuestra propia empresa en NY. ¡Mark y Estela! Oh dios, estoy tan emocionada... ¿Te lo había dicho ya? jajajajajaja.
Bueno, paro ya que sólo estoy diciendo tonterías y en realidad no soy muy de escribir cartas. 
Cuando salga te envío un sms de esos, y nos veremos unas horas después...

Te quiero muchísimo.
Siempre tuya y un poco más,
Estela.


Nuevo SMS (23/02):

De: Estela
Para: Mark

Oh dios mío Mark, ¿qué ha pasado? Me ha llamado una tía tuya, hablaba muy deprisa y no he entendido la mitad pero ha dicho no se qué de un accidente y de un tío borracho. Por favor, llámame cuando te llegue esto.


25/02/2004
Querida señora Ladders:

No sé muy bien qué decir, aunque tengo mil cosas por decir. Quiero gritar, pero no me quedan fuerzas, ni lágrimas ni nada. Si yo me siento así, no me hago ni una idea de cómo estará usted. 
Me dijeron que había muchísima gente en la iglesia, Mark era genial. Bueno, lo es, es natural que tanta gente le quiera. Me duele muchísimo no poder haber ido al funeral, pero no había vuelos yo... dios, lo siento de verdad.
Lo siento tanto, yo... dios Lydia, yo le quer... le quiero. Le quiero muchísimo. ¡Lo iba a dejar todo por él!
Mejor dejo ya de escribir, supongo que esto tardará un par de días en llegar, espero que esté un poco mejor para entonces. Aunque lo dudo, porqué yo estaré igual de destrozada. Llegaré allí el Lunes que viene, dormiré en un hotel. Nos veremos pronto, quiero decirle adiós a Mark. 
No, no quiero decirle adiós.
Estela.



23/03/2004
Querido Mark:

Ha pasado ya un mes desde que nos dejaste, y el dolor se sigue sintiendo como si hubiese pasado sólo un segundo. Iba todo tan bien... estábamos a punto de tener la vida perfecta. Pero entonces, un capullo tenía que coger borracho el coche. ¿Por qué la gente hace eso Mark, por qué decidió destrozarnos la vida? ¿Por qué te has muerto?
Tu madre estaba muy triste. La fui a visitar y no hablamos nada, estuvimos todo el rato llorando y diciendo lo bueno e increíble que eras. No éramos capaces de soltar frases demasiado largas. También conocí al resto de tu familia, a toda. Y a mucho amigos tuyos, y conocidos... Algunos de ellos se pusieron a llorar al explicarles quién era y por qué estaba allí. Decían que no lloraban porque fuese triste, sino que era bonito. Todos sabíamos que era triste, no hacía falta decirlo. Oh Mark, te echamos tanto de menos... Te echo tanto de menos...
¿¡ Cómo se supone que debo seguir ahora!? Tú eras mi vida, mi todo... y ahora ya no estás. Sé que no es justo, que mi dolor no es nada comparado con lo que sufren tus padres, enterrar a un hijo... ¡Pero yo estab, estoy enamorada de ti! Y ahora no hay discusión posible, no quiero olvidarte. Nunca. Jamás. Quiero recordarte y amarte, para siempre. Y cada día un poco más. Algunos dirán que lo superaré, que es natural estar así. Yo digo que ellos no han vivido lo nuestro. Intentaré sobrevivir, porqué vivir sin ti no puedo.

Te quiere,
Estela.


01/06/2006
Querido Mark:

Han pasado ya unos dos años, y sigo sin olvidarte. La gente dirá que ya lo he superado. Nuestro negocio va viento en popa, Mark y Estela es genial. A todo el mundo le gusta. Igual que tú, gustabas a todos. Recuerdo el día que fui a visitarte al cementerio. Te llevé un ramo de flores más grande que yo, aunque no es muy difícil porqué soy tan bajita... La puse en tu tumba, me dejé caer y cuando iba a abrir la boca, me rompí. Había un hombre que trabajaba allí, me dio su pañuelo y me dijo que me daría intimidad. Un mes después pregunté por él y le invité a un café. Seguimos en contacto, es un hombre genial. Te gustaría mucho, es el típico señor mayor que le encanta hablar de sus nietos y lo bonitos que son. Ha sido abuelo hace poco así que habla muuuucho de ellos. Siempre que estoy con él todo parece un poco más fácil, supongo que pasa eso siempre que estás con una buena persona. Era siempre así cuando estaba contigo, todo era tan fácil...
También veo mucho a tus padres, voy a cenar cada Sábado a su casa. Eso hizo las cosas un poco más fáciles... no sabes cuánto cuesta aguantar todo este dolor.
No Mark, no lo he superado. Lloro casi todas las noches, y estoy tomando unas pastillas. Tu madre dice que soy muy joven, que no debería tomar ninguna pastilla. Pero me da igual ya, necesito sobrevivir. Mark, voy a seguir escribiendo cartas, pero nunca sé a qué dirección enviarlas. Por favor, ven tú, ven a buscarme. Yo te estoy esperando Mark, siempre te espararé.

Estela.

21/02/2014
Queridísimo Mark,

Han pasado ya 10 años, da miedo decirlo. Diez años... deberías verme. Tengo arrugas Mark, ¡arrugas! Y me ha salido un culo horroroso, y me paso el día hablando de facturas y del trabajo. Nuestro trabajo, nuestro negocio... Es genial Mark, tu idea ha sido un éxito. Estarías tan orgulloso si lo vieras... Han pasado 10 años y sigues ayudándome, conmigo. Las cosas son un poco más fáciles.
He conocido a un chico Mark. No sé si te gustaría o no leer esto, pero sé que te gustaría verme feliz. Porqué me amabas de verdad, y yo a ti. Se llama  Michael, le conocí hace un par de años y es increíble. Es cocinero, y hace verdadero arte. Tiene un restaurante en el centro, un restaurante enorme. Y él es muy dulce, se preocupa mucho por mí y me río mucho con él. Te caería muy bien, porqué es un hombre extraordinario. Le quiero mucho, pero él no es tú. Porqué tú ya no estás... han pasado diez años Mark. ¡Diez! Hace sólo unos meses que dejé mis pastillas. Sé que te dije que te escribiría, pero tus padres me insistieron en que viviese. Me decían que era joven, que merecía una vida. Me decían que no podía pasarme la vida llorándote. Me he pasado 10 años llorándote. Tus padres me han ayudado muchísimo, saben que te quería un montón. Y ellos te quieren tanto, van cada mes a tu tumba, y pasan allí mucho tiempo contigo. Todos te echamos de menos Mark, todos... Te echo de menos...
¡Mañana me caso Mark! Michael me lo pidió y le dije que sí, y nos vamos a casar. Vendrán tus padres, y algunos tíos tuyos... y le juraré amor en la misma iglesia donde fue tu funeral. El funeral al que no pude ir. ¿Soy mala persona Mark? ¿Tal vez no te estoy haciendo justicia? Si pudieras, bajarías aquí y me pegarías la bronca, porque es tontería no pasar página. Pero por dios, es tan duro. Nunca quise pasar página, sólo quería recordarte. Y te recuerdo, y te quiero. Y te querré siempre, y seguiré sobreviviendo hasta que esté contigo. Es tan difícil vivir así Mark, Michael y tus padres son un apoyo enorme pero... es muy duro Mark.
Ojalá hubiese estado contigo en el coche.

Siempre tuya y un poco más,
Estela.


Dedicado a mi tía Mari, porqué ahora el tiempo parece pesar un poco más. Porqué te recordaremos, y sobreviviremos, y pasaremos página y seremos felices, por ti. Y cuando pasen dos meses, o diez años, o los que sean, seguiremos recordando tu risa y esa fuerza que nos enseñaste a todos. 


3 comentarios:

Marta López dijo...

demasiado triste :(

Anónimo dijo...

Por que Mark?

DNI Anon dijo...

Por la misma razón por la que Estela. En su momento, los nombres aparecieron. U know, cosas de la inspiración, ramera despiadada.