Palabras para nadie

Quiero dedicar esta entrada a alguien y a nadie a la vez. A una persona que no conozco pero sé como es. Es una persona en la que pienso cada día, que no tiene forma definida aún. No sé si es alta o baja, no sé el color de sus ojos, ni el color de su pelo, no conozco su voz pues nunca la he oído, no sé qué le gusta y qué detesta, no sé cómo huele. Pero sé que me encanta su altura, sé que sus ojos hacen que no pueda ver más allá de ellos, que me hipnotiza el baila de su cabello al viento, que cada palabra que sale de su boca hace que todo brille un poco más, que me encantan sus gustos y bueno, qué decir de su olor. Hablo de ella, de esa mujer tan especial. Algunos ya la conoceréis , otros no, otros tal vez creáis que ya la habéis conocido. Otros tal vez la conocisteis hace años y disfrutáis con ella cada día de vuestra vida. Otros tal vez la conocisteis hace años y tenéis que amarla en silencio. Otros tal vez la habéis encontrado pero no os atrevéis a acercaros. Quién sabe, tal vez alguno con mala suerte no la conozca nunca. U otro con peor suerte  aún crea que ya la ha conocido.

La pregunta importante es: ¿Existe? ¿De verdad hay allí fuera alguien para cada uno? ¿De verdad aparecerá algún día esa persona que aparece en mi mente cuando cierro mucho los ojos? Y si existe, ¿la conoceremos? Son preguntas difíciles de responder, puedes atarte a ellas o puedes ignorarlas. Pero todos sabemos que existe esta duda.

Así que le digo a esta mujer tal vez inexistente: No aparezcas ahora. No estoy en mi mejor momento, no estaría a la altura ni me acercaría a ello. Espera un poco, aún no es el momento. Porque no hay nada que duela más, que saber que has conocido a la mujer de tu vida y a la vez saber que no ha sido en el momento adecuado.

Y concluyo preguntando: ¿A quién se la estará chupando ahora la futura madre de mis hijos?

1 comentario:

marcasinvisibles dijo...

Con lo bien que ibas, y te la has cargado con la última frase.