Escribir por escribir

Nunca hago una entrada sin una idea previa. Suelo estar un rato largo, a veces incluso días pensando una situación o idea, y luego la plasmo aquí. Es la primera vez que lo intento sin idea previa, simplemente me apetece escribir, así que no os disgustéis mucho si me queda algo sin sentido.


Podría pasarme horas, días, semanas o meses enteros aquí. Quieto, solo, sentado, perdiendo el tiempo; y a nadie le importaría. Me gustaría saber cuanta gente llora cuando alguien muere. Contra más gente llora, más te echarán de menos. ¿ O tal vez no? ¿Cómo sabes si alguien te echará de menos o no? Podría morirme para probarlo, pero no sé en qué me convertiré y aún me quedan demasiadas cosas por hacer. Hay gente que piensas: Puedes morirte, me da igual. Tal vez suene algo cruel, pero pienso así yo. Pero hay otras, citando una frase de cómic, que piensas: El día que - introduzca nombre de persona importante- murió, el mundo debería haberse detenido. Y creo que llevo razón. El humano es egoísta y malo. Hay gente que si muere dirá, pues bien. Porque mueren miles de personas en Japón, en Libia, en guerras, en asesinatos. La gente se acuerda un día, dos, una semana, y gracias si es un mes. Pero luego queda en eso. En un mes, una persona inocente muere, y sólo le recuerdan un mes. Seguramente sus familiares y seres queridos le recordarán más tiempo, pero sigue siendo triste. A mí me gustaría que me recordaran mucho tiempo. Y citando otra frase de cómic: La muerte no es una tiro en la cabeza, ni un corte de espada; la muerte es que el mundo se olvide de ti. Y lleva razón: Sólo morirás cuando muera la última persona que te conoció. No hay nada peor que la gente no te recuerde, y no hay nada "mejor" a que alguien derrame una lágrima por ti.

+ ¿Recuerdas a Enrique?
- Papá, ¿cómo voy a recordarle? No le conocí.
+ Yo le conocí siempre y no le conocí nunca. Sólo se me mostró como era en los últimos minutos de su vida, con su más profunda sinceridad. Y recuerdo perfectamente esos minutos, te he hablado mucho de él.
- Y me acuerdo muy bien de las historias que me explicas, pero no le conocí.
+ ¿Te habría gustado conocerle?
- Por supuesto.
+ Ojalá yo pudiera haberle conocido antes, pues lloré y sangré mucho.

* Texto inventado a partir del contexto de mi libro.

+ Dicen que ha muerto.
- Ya era hora, mató a miles de personas.
+ Sigue siendo una persona, podrían haberle capturado sin más.
- No se merece vivir.
+ Muriendo los demás no regresarán, no hemos ganado nada.
- Claro que hemos ganado algo. ¡Ahora sus amigos quieren matarnos a todos!

*Creo que está claro de quién hablo.


+ Se lo han cargado tío.
- Pobre, no hizo nada.
+ Bueno, su padre era un asesino.
- No intentes cargarle los errores de los demás, aunque ese sea su propio padre.
+ ¿Cuánto tiempo crees que esto será noticia?
- Hasta que aparezca otra más interesante, el mundo se olvida fácilmente y es una verdadera pena.

1 comentario:

ψ dijo...

... Recordarte cuando mueran... Sinceramente, eso va por gustos. Yo siempre he preferido pasar desapercibido, y cuando me muera quiero que no se mencione mi nombre. Yo soy partidario de ''Polvo al polvo'', pero también soy de vivir al ritmo que uno desea su propia vida. Yo sinceramente opino que casi nadie vive como desearía y en las condiciones que plantea su felicidad... Hoy en día la sociedad es algo que impide el desarrolo de ésta idea misma. Son visiones y enfoques, modos de pensar los que hacen que el mundo sea más habitable para unos y insufrible para otros. Yo me quedo en medio, sosteniendo un sismógrafo que calcula los temblores que mi cabeza emite. Cuando llega a diez, el mundo se puede ir al carajo y me sumo en un profundo nihilismo en que todo literalmente ''me la suda''... Cosas que tiene ser una persona inestable sentimentalmente. Estoy muy de acuerdo en que la manera de recordar la muerte es muy egoísta, y sobretodo MEDIÁTICA. Cuanta más repercusión en los medios y sociedad uno tenga, mayormente se le conocerá de modo masivo, aunque dudo que esa persona por importante que fuera escape al egoísmo de las masas, que lo recuerdan durante un mes y da gracias, como dijiste. Yo quiero pasar desapercibido y tener una muerte en paz, sin egoístas que se atrevan a mencionar mi nombre como una anécdota para que caiga en el olvido a los días y ya ni se acuerden de por quién dieron el pésame a mis seres queridos. Aún así, considero noble y respetable tu idea de ser recordado sanamente. Un saludo.